sábado, 15 de febrero de 2020

6 meses de AMOR

Vivir los días sin prisas.
Tomar el tiempo que necesitas
Entender la vida sin tanto reloj.
Medirlo todo en momentos.
Disfrutar-te muy intenso.
Desbordar-se el corazón.

La eternidad en tus ojos
tan atentos, bonitos y expresivos.
Tu respiración, el cielo abierto
y ternura es persona en ti.

Es tu manita que juega
despacito con la mía,
o recorre mi cara
agarrando la nariz;
y la que mientras comes,
agarra mi camiseta, la tripa
o no quiere soltar mi brazo.
Es mi mano que solo quiere
agarrar la tuya.

Son las patadas al cambiarte,
cómo juegas con tus pies
llevándolos a tu boca, como si nada.
Es el mirarme lento y
las sonrisas que me regalas.

Eres tú que haces el mundo precioso,
y que me has cambiado
enseñándome la prioridad.
Todo lo imaginé
y ni siquiera me aproximé
a la inmensidad del amor
tan sincero, puro y sin límites
que se me sale ahora del pecho.

Es difícil tratar de poner
este sentimiento en palabras,
hija mía.
Ojalá al releerlo
pellizque mi corazón
como lo hace al escribirlo
y pueda revivir estos momentos
sin olvidar ni un segundo
la plenitud que siento
gracias a tu padre
y a ti.



No hay comentarios:

Publicar un comentario