martes, 7 de mayo de 2019

La felicidad...

Es el todo de la nada
profunda y sincera,
que viene a recordar
la suerte de tenernos.

Es la calma paseando entre los dos,
la ausencia de negatividad,
la seguridad, la confianza
y sentirnos poderosos frente a todo.

Es estar donde el alma pide,
salir de la rutina
para re-mirarte de la forma en que lo hago.

Es valorar lo que tenemos
y todo lo que hemos construído.
Es la ilusión por la vida que viene
a ponerlo todo patas arriba.

Es admirar el paisaje
y el caminar de tu mano.
Verte allí sentado leer
y observar cómo te duermes.

Es ver lo que veo en tus ojos
y sentir lo que siento
con tus besos.
Esa sonrisa tuya y más,
si soy yo quien la provoca.

Es, cada momento
que agita el pecho
y te sacude fuerte
para que no te acomodes
a la costumbre.

Es ese rato, horas o días
de la conciencia tranquila,
de todo 'a pierna suelta',
sabiendo que no hay mal que nuble
esta sensación de bienestar
y de sosiego.

Es apreciarla cuando llega
y saborearla delicadamente.
Quedarte con su aroma en la memoria
y estar atentos a su vuelta.