viernes, 4 de octubre de 2019

Es magia


Apenas queda aliento
de quien fui antes de ti,
casi ni recuerdo cómo era.

Caminos embarrados
no atisban ni una huella.
No sabría volver hasta allí
y tampoco querría hacerlo.

Las flechas señalan un nuevo norte
que es compartido,
viaje a tres en este espacio,
donde nada está dicho
y todo está por aprender.

En mi nuca, cierta presión
y en mis brazos solo amor.

Quiero llenarme de tus ojos que se fijan,
de tus movimientos bruscos
y de tus sonrisas furtivas
en mitad de cualquier sueño.

Los días pasan sin quererlo,
pensando poco en mí
cuidándote y
enamorándome más de ti.

Y tú, que regalas tanta ternura
me atrapas, me cautivas.

Cómo voy a querer volver
si tengo la vida por delante
contigo,
con vosotros.