martes, 7 de mayo de 2019

La felicidad...

Es el todo de la nada
profunda y sincera,
que viene a recordar
la suerte de tenernos.

Es la calma paseando entre los dos,
la ausencia de negatividad,
la seguridad, la confianza
y sentirnos poderosos frente a todo.

Es estar donde el alma pide,
salir de la rutina
para re-mirarte de la forma en que lo hago.

Es valorar lo que tenemos
y todo lo que hemos construído.
Es la ilusión por la vida que viene
a ponerlo todo patas arriba.

Es admirar el paisaje
y el caminar de tu mano.
Verte allí sentado leer
y observar cómo te duermes.

Es ver lo que veo en tus ojos
y sentir lo que siento
con tus besos.
Esa sonrisa tuya y más,
si soy yo quien la provoca.

Es, cada momento
que agita el pecho
y te sacude fuerte
para que no te acomodes
a la costumbre.

Es ese rato, horas o días
de la conciencia tranquila,
de todo 'a pierna suelta',
sabiendo que no hay mal que nuble
esta sensación de bienestar
y de sosiego.

Es apreciarla cuando llega
y saborearla delicadamente.
Quedarte con su aroma en la memoria
y estar atentos a su vuelta.



viernes, 26 de abril de 2019

La belleza

Que no te impongan la suya,
belleza está en todas partes.
Se esconde tras la hierba mojada
y se pasea por el cielo azul
tras el día de lluvia.

Corre por la sangre de la infancia,
en la sonrisa abierta,
la carcajada sonora
y en la pregunta que te desmonta
por dejarte sin respuesta.

Es la mano que te coge desprevenida,
es el mensaje que ya no esperabas,
es la vida que te da la vuelta
al amanecer cada mañana.

Belleza es el corazón
cuando se abre y se comparte.
Belleza son los límites
y saber lo que uno quiere.

Belleza es el trébol de tres hojas
que también trae la suerte a tu boca.
Es el golpecito que siento en la tripa
y sentirte tan en casa.

Es el aliento de una madre,
el abrazo de una hermana,
la alegría compartida
y las lágrimas en compañía.

Es quererte como te quiero,
compañero de mis días.

Belleza es la vida
y nuestra suerte estar en ella,
en este lado del planeta.

No son modas, no son redes,
no es la fama ni el tener,
es, con todo, las personas.

lunes, 15 de abril de 2019

La historia ordenada

Quiero contarte con cariño,
que hace tiempo no te ansiaba.
Había logrado equilibrarme
en la cuerda floja,
y vivía bien.

Llegó una noche de julio,
y apareció él para quedarse.
Fue rompiendo mis esquemas
a golpe de cariño.
Cambiando las prioridades,
con paciencia y despacito.
Derribando mis miedos
con el presente estallando
en cada beso.
Ganando tanto terreno en tan poco,
que apenas quedó hueco.

Así fue creciendo
un amor para mí desconocido,
que sobrepasaba toda razón
y se entregaba, a cada rato,
sin llevar cuentas de nada.

Un amor de dos,
de elegirse cada día,
de mirarse con ternura,
de cogerse de la mano,
de desinhibirse si se roza,
de sentirse en casa,
a salvo en el abrazo.

Con todo esto a fuego lento,
llegaron las ganas de ti,
de buscarte,
de ir más allá de lo propio
de querer amarte
y cuidarte siempre.

Has llegado en tu momento,
el mejor para
cambiarnos la vida.
Y ya te estoy imaginando,
en medio de nosotros,
entrelazando aún más
todo esto tan bonito
que tenemos.






martes, 26 de marzo de 2019

Lo que yo tengo

Tengo en mi vientre
el hormigueo más bello,
la esperanza más tierna,
la caricia más sincera.

Tengo en la boca todo
el deseo de besarte
y en mis brazos,
el anhelo de abrazarte.

Tengo en la tripa
las ganas de la vida,
el latido que resuena,
la pausa y la prisa, unidas.

Tengo todo del revés,
la cabeza abarrotada,
los sentidos muy alerta
tu presencia en mis entrañas.

Revuélveme entera,
cámbianos las prioridades,
muévete a tus anchas,
resuélvenos las dudas,
entra de lleno en la plaza,
reviéntanos los miedos
cerrándonos los peros,
que solo vengan besos.

Y sigue,
sigue agarrándote fuerte,
que ahora que me lo creo,
ya te quiero.

martes, 12 de marzo de 2019

No me canso

No me canso de mirarte,
de acariciar cada forma de tu rostro
ni de las rutinas en los días.
No me canso de las tardes,
ni de los despertares.
No me canso y quiero más.

Quiero más cuando tumbados
llega un hasta mañana.
Quiero más de tus labios
que saben bien volverme loca.
Quiero más de cada día,
de tu mano en mi pecho
y en mi vientre
y quiero más de tus ojos,
que son maestros de ternura.

Quiero más y a veces freno
que ya me sabes de sobra
y no pararía de abrazarte,
de abrir horizontes contigo
de darle a la luna motivos
para cedernos más tiempo
con este amor que
sale a borbotones
por cada poro de mi piel.

jueves, 28 de febrero de 2019

A los anticipadores de borrascas

Cerrad más la boca,
abrid el corazón.
Todo aquello que creáis
que es interesante decir
guardároslo.

Me refiero por supuesto
a aquello que es negro,
que aterriza para restar alegría,
que anticipa lo que aún
no ha llegado
y es malo.

A todo aquello
que con boca pequeña
se escapa, entre dientes.
Nubes que siempre tapan soles.
Esos consejos
disfrazados de avisos
de que siempre
se puede ir a peor.

Dejad a las personas
disfrutar de lo dulce.
Que si ha de llegar,
ya llegará lo amargo.
No necesitan
anticipos
disfrazados de
espanta-ilusiones.

Esto que escribo
lo quiero aplicar
para ser consciente de
si lo que voy a expresar,
difumina algo el brillo
de quien tengo delante
y, entonces, mejor
no lo digo.

Por favor, os lo pido,
haced lo mismo
conmigo.

viernes, 25 de enero de 2019

Palabras de amor para mí

Acepto la invitación
que me hace una amiga
a pensar y reflexionar
sobre mí, pero
con una excepción:
en esta ocasión
solo se admiten palabras
bonitas, llenas de vida
y de autoamor.
Además, me añade:
¡compártelo y libérate!

¡Qué gran reto cuando
lo más común es lo contrario!

Así que allá voy:

Amo de mí mi sonrisa
y los hoyuelos que salen
en mis mejillas.
Amo cuando salen sin forzarse.

Mis ojos oscuros y su forma
de pararse a ver fondos,
más allá de lo simple.

Amo mi capacidad de luchar
por aquello que me importa
y quiero.
Mi constancia,
que, aunque tarde,
me hace ir pasito a pasito,
intentando llegar.

Amo la confianza que
he ido ganando en mí misma,
que aunque a veces tiemble,
puede mantenerse fuerte.

Mi sensibilidad, buena compañera,
que me ayuda a encontrar
siempre lo importante.

Mis piernas que me llevan
de un lado a otro.
Mis manos largas que acarician
y abrazan.

Amo mi valentía
para enfrentarme a retos.
Aunque luego no brillen
como esperaba,
yo hice todo lo que pude.

Y ahora sigo pensando
que al final en la vida,
tú estás contigo,
y todo es más fácil
si te alías y te haces tu amigo.

Si me lees y te remueve,
ahora te invito yo
a que te escribas
y digas bien alto
todo lo bonito
que tienes.


Pd: Edurne, @comidareal, ¡Gracias por este regalo!

lunes, 21 de enero de 2019

Así de sencillo

Quiero ser tu refugio.
En mi pecho, tu calma.
A salvo, conmigo.
Mis manos, abiertas para ti.

Quiero ser tu confidente,
oídos con los que escuchar
y comprender tus nubarrones,
tus desvelos y los miedos.

Quiero ser quien te ayude
a mitigar la pena,
a soltar tus lastres
y a respirar profundo.

Quiero agarrarte fuerte
vivir la vida a tu vera,
deshacer la cama contigo,
ver alegría en tus ojos.

Aligerar tus pesos
si me dejas ayudarte
a sostenerlos.

Que temo las dudas
y los lamentos.
Lo que quiero es ser contigo
y que tú seas conmigo.

Y quisiera saber
por qué al escribirlo
es todo tan sencillo,
y cómo tan fácilmente
lo podemos complicar.

Si mirarse es sencillo
y tocarse el corazón
nos mantiene a flote.



sábado, 29 de diciembre de 2018

Hasta siempre 2018

Inevitable no volver la vista atrás,
para poder mirar hacia adelante.
Balances, pensamientos
sobre el año que acaba.
Propósitos para el que viene.

Son dos días cualesquiera,
pero cuánto es su peso
en el calendario.

A 2018 le digo
que nos ha lanzado muchas balas
agujerando el corazón.
Nos ha traído sufrimiento,
enfermedad 
y duelo.
Si de cebarse se trata,
con nosotros, ya iba bien lleno.

Sin embargo, te diré que
esto tan triste 
trajo más apoyo,
más estar cerca,
estar pendiente,
más abrazos fuertes,
saber quién te quiere bien.
Nos trajo muchas lágrimas
unidas a familia y amistad.

Curioso, cómo lo malo,
mueve corazones doloridos
y preciosos.
Y te hace apreciar momentos,
miradas, caricias,
aunque las llores.
Te hace valorar más 
a quien está
en ese sofá,
luchando a su manera,
como puede.
Te hace no querer separarte
ni un milímetro.
Te hace abrirte
con quien escucha
y comprende.
Te hace querer infinitamente más.

A todo esto te diré, 2018,
que acabas con algo más de esperanza,
con rayos de luz
que no dejan de sorprender,
con la alegría de lo que puede venir,
con mucho amor del bueno.

Ya he aprendido
que los años pasan
con bastantes de cal
y algunas de arena
pero que suman doble.

Por eso, a ti, 2019,
no te digo
ni te pido
N A D A.

Te esperamos. 





martes, 18 de diciembre de 2018

¡¡VALE YA!! Ni una más / Ni una menos

Me he preguntado hoy,
otra vez:

¿Cuántas muertes más
antes de que vosotros, 
hombres de justicia, 
cambiéis el sistema? 

Morimos todas un poquito
cuando asaltan las noticias:
otra violación
otro puñetazo,
puñalada, 
asesinato.

¡Qué barato sale dañarnos!
Si se castiga más 
el robo en un supermercado.
¡Qué ASCO!

Laura, tú ya no
podrás luchar más
por nuestros derechos.
Te los han arrebatado,
todos,
de golpe,
la vida,
tu vida.

Solo puedo llorarte.

Qué delito tan grande
es ser mujer,
vivir sola
salir de noche,
correr al atardecer.

Hombres, jueces, gobiernos 
¿no os dais cuenta? 
Estáis dando manga ancha 
a esos locos y malnacidos.

Ni una más,
ni una menos,
que también depende de vosotros.

Clamo a los hombres buenos,
que son muchos,
salid a la calle 
con nosotras,
a nuestro lado. 
Porque juntos 
haremos más fuerza.

Que la libertad nos llegue
que nos quiten el miedo
y nos respeten. 



sábado, 1 de diciembre de 2018

A quienes corresponda

Aunque duela un poco
(solo es al principio)
has de mirar por ti.
Desabrochar el lastre
que te impusieron al tobillo
es más responsabilidad tuya
que de otros.

Quien lo puso
sabe bien cómo amarrarte.
Desligarte de la culpa,
de la presión en el pecho
y de la tristeza constante
pasa por poner tus límites
y ponérselos a los que quieres,
sobre todo a quien te encadenó
como a un inocente
amante de la libertad,
que no la halla
porque su grillete
pesa demasiado.

¡A veces uno mismo
ata más fuerte la cadena!

-Qué fácil escribirlo, pensarás-.
Y es verdad.

Pero quien escribe
ha sentido lo que habla
y quiere que tu luz deslumbre.
Quiere que tu amor propio
salga por todos tus poros
y veas el mundo desde
toda tu belleza.
Quiere que vivas tu vida,
no la de otros
y sobre todo,
quiere que te rías
sin fronteras
ni límites.
A carcajadas.




viernes, 16 de noviembre de 2018

Carta abierta a mi hijo/a no engendrado

Vaya por delante que espero que llegues.
Quiero abrazarte y sentir que mi corazón
estalla de tanto quererte.
Lo siento igual
cuando miro al que será tu padre.

La verdad es que ya te estoy queriendo
y solo estás en mi pensamiento.
Pero no puedo negar que al pensarte
se asienta en mi tripa todo miedo.
No es miedo a dejar de ser yo
o la pérdida de tanta comodidad.
Tampoco es pereza.
Qué va.

Mi miedo es a este mundo,
a las personas que tienen el poder,
al odio que, aunque tratemos de evitarlo
con la fuerza de los besos,
vas a encontrarte de frente.

Tengo miedo a tus daños,
ésos que nosotros mismos generamos
a base de tanta maldad,
egoísmo y crueldad
que hacen desear nuestra extinción
para que el resto de animales
vivan mejor.

Tengo miedo a que sufras
todo lo malo que nos acecha
por ser tan hipócritas,
que es lo que más somos.
Tengo miedo a no poder protegerte
de todos los males que algunos
malnacidos
llevan consigo.

Tengo miedo a que no sepamos hacerlo.

Pensarte
me inunda y me asusta.
Pero ganas por goleada
cuando resuena
la que será tu risa
y se lleva todo tormento.

Entonces,
cojo la mano a tu padre
y le propongo
que vayamos a buscarte.





sábado, 10 de noviembre de 2018

Quedamos absueltos

Estalló el corazón
mientras testificaba
en tu contra.

Fueron mil los pedazos
esparcidos por la sala
cuando te llevaban a la fuerza.

Todos lo vieron claro:
hasta echando pestes
contra tu boca
y enumerando todas
las razones para expulsarte,
mi corazón quedó destrozado:
culpable.

Jurado y jueza en mi cabeza
que, por una vez,
no cedieron paso
a corazón.
Se hizo fuerte, pisó firme
y expuso:
quien no te quiere
como mereces,
nunca lo va a hacer
por mucho que lo intentes.

Y pese al dolor,
lo más sabio
no es echar a nadie,
es coger tu corazón
en la mochila
y marchar decidida.

Que el dolor, calmará.
Porque así está escrito
en las líneas de la vida:
esto también,
pasará.

jueves, 25 de octubre de 2018

Que nos pille bailando

El tiempo avanza,
no cesa ni espera
tu paso.

No confíes en que te diga
que lo estás perdiendo
o en que te haga saber
que no lo estás disfrutando.

No te dará un calambre
cuando lo dejes de lado
al no cuidar a esa persona.
Tampoco avisará
para decirte que
mañana será tarde.

Y si en el vuelo del tiempo
esto ocurre,
puede que el peso
del arrepentimiento
te doble la espalda.

Porque no vuelve,
no se recupera
ni se rebobina.
Solo queda
en la conciencia.

Y yo me digo:
piensa en tu tiempo
en el que ahora mismo tienes
y déjate de historias.
Con los que ames y quieras:
abraza, besa, llama.
No te calles nada bonito
y trata de abonar con flores
las almas que tengas cerca,
ésas que también riegan la tuya.
Y llora, claro que sí,
abre tu corazón en canal
a quien sea capaz
de acariciarlo.

La vida es una resta
con el tiempo.
De nosotros depende
cómo bailamos el resultado,
a pesar de que a veces
apaguen la música.


Foto: https://www.nationalgeographic.es


jueves, 18 de octubre de 2018

Que más quisiera yo

Quisiera saber
encenderte los ojos,
poner fin al fondo vidrioso
y que las pupilas
prendieran tu camino.

Reactivar esa luz tuya
que aún triste,
enfadada o
decepcionada,
te vestía desde dentro
y nos regalabas.

Quisiera poder
devolverte la risa,
que volviera a ser
la bandera a la que sentir
mi patria.

Llamar tu atención
y que se quedara.

Quisiera que todos tus 'quereres'
fueran 'poderes' instantáneos
sin suplicar esperanza,
que es traidora y no responde.

Ponerte en mano abierta
la vida justa que aún
disfrutarías.

Presentarte vidas nuevas
para que te abrazaran
y reconocieran tu calor
como hago yo.

Quisiera
tu victoria en este pulso,
que todo batallón
avanzara a tu mandato
y que en tu interior
solo renacieran
flores.