miércoles, 17 de enero de 2018

Amor es lo que ocurre

Si es que ocurre,
no hay nada que añadir,
ni un solo 'pero' que poner.

Solo se puede sentir,
boca cerrada,
corazón en canal
y en la frente
el cartel de "no molestar".

Cuando ocurre,
tienes que volar,
dejarte llevar
y bailar esa musiquita,
que, poco a poco,
comienza a sonar.

Si es que ocurre,
solo puedes deleitarte,
mirando a dos personas
que, a la vez,
van cediendo paso al amor.

Dos personas,
que se apuestan,
abren sus compuertas,
y así de vulnerables
se muestran.

Dos personas con destino:
compartirse.
Un mes, un año,...
o quizá la vida entera.
Dos corazones
que se buscan
y que se eligen.
Día sí, y otro también.

Si es que ocurre,
solo puedo escribirlo.
Pongo palabras a una historia
que va de ti y de mí,
que me llevas de la mano,
que la paz está en tu abrazo
y que verte tumbado a mi lado
difumina todo lo malo.

Cuando ocurre,
te lo quedas,
y quisiera
inmortalizarnos así.




lunes, 15 de enero de 2018

Nuestra letra

Quiero escribir el futuro contigo
ése que nos depare la vida
y que las letras superpuestas,
no se reconozcan.
Ni la tuya,
ni la mía.

Que da igual si no se entiende
nada de lo que pongamos.
Si tú y yo podemos descifrarlo.

Que hagamos del presente un mañana,
si los astros nos quieren bien.

Que pongamos la vida boca arriba,
con toda la baraja echada
y ninguna carta escondida.

Que nos dejen contar a los pequeños
todo lo que nos queremos.

Quiero escribir cada línea
en los días que me queden,
con tus ojos,
de tu mano,
con tus dedos,
y tu abrazo.

Si de la verdad se trata...

No existe envidia sana.
Lo sé.
Siempre con la manía
de dejarme con el amargo sabor
de la inferioridad,
de un quiero y no puedo,
constante.

En este caso, 
me cambiaría por todas, 
por todas ellas.
Las que están más que guapas,
luminosas,
las que, aunque cansadas,
se las ve, ansiosamente, esperanzadas.

Querría ese brillo de ojos. 
Entendedme,les deseo todo bien
¡faltaría más!
Solo, que me cambiaría.

Tan fácil que parece,
y qué cruel es, cuándo no.

Pero, es así,
no hay envidia sana.
No existe posibilidad de cambio,
ni en mí ni por nadie.

Soy tan humana,
y a la vez,
lo soy tan poco...

Sí, ¡qué cosas tan raras!

Y creo que solo es,
falta de entendimiento
hacia los caprichos de la vida.

viernes, 12 de enero de 2018

Dignidad cero.

Nudo en la tripa,
me retuerzo,
sin tregua.

A lágrima viva,
intentado encontrar
qué hice mal,
contigo.

Absorbida,
sin poder fijar la mirada
en otra cosa que no seas tú,
consumida en tiempo,
que no pasa,
punzada en el alma,
que sube a la garganta
y no deja salir la voz.

¿Sabes lo qué es eso?

Pero...,
¡qué vas a saber tú!
Desentendido de las
piedras que lanzaste,
mirando de frente,
al amor que
te regalaba
sin costes ni deberes.

¡Vete ya lejos de mí!
Que yo te diré que sí,
aún sin querer que vuelvas.

Si algo te importo,
es momento de irte,
aunque no quiera que lo hagas,
aunque me falte el aire,
aunque te huela y te vea
en todo lo que tenga cerca.

Márchate.
Bueno, espera...
No te vayas todavía.

Dame lo que te sobra,
un rato más.
Ya no le queda dignidad
a mi corazón.



jueves, 11 de enero de 2018

Aprendo tarde

Aprendes tarde
que si una puerta está cerrada
- pero muy cerrada -,
no vale la pena probar mil llaves
e intentar que se abra a golpes de llanto.

Aprendes, tarde,
que igual al lado hay otra,
que no necesita llave,
que se abre a tu paso,
porque lleva mucho esperándote.

Y llegas a rastras a esa puerta
apoyándote en los codos.
Llegas con el corazón en un puño,
la piel en carne viva,
y el vacío que te acompaña.

Aprendes, que esa puerta,
abre un mundo a tu paso.
Y empiezas a levantar el alma,
a recuperar la energía
que le diste a una puerta,
que no la merecía.

Aparecerán muchas más puertas,
de los dos tipos.
Ojalá recuerdes estos aprendizajes,
y no empeñes tu vida,
en lo que no vale la pena.

Te lo digo a ti,
porque yo no sirvo de ejemplo.
Aún no he aprendido la vida.

Por ahora.



Imagen extraída de https://blogdefrases.com/por-que-conformarse/

martes, 9 de enero de 2018

Aquí me quedo


Busqué razones
para que pudiera el miedo.
Intenté no quererte.
No logré no amarte.

Quise evitar buscarte
y traté de entregarte al amor
no correspondido.
No pude huir...

Ya caí en las redes,
enamorada.

Y ya no voy, si no es contigo.
Olvidé lo que es buscar,
porque fuera no hay nada,
que pueda, ni siquiera aproximarse,
a lo que tú me das.

Que me quedo contigo.
Qué mejor lugar para reposar la vida.
Para luchar contra tempestades.
Dos corazones,
el tuyo y el mío.
Imbatibles.
Dos corazones,
lanzando besos al destino,
creciendo, aún en tempestades.

Enero es Agosto,
si estoy en tus brazos.

No hay temporal que nos pueda.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Mis 12 uvas

Solo son 12.
Pensar fuerte y desear
que el mundo sea un poco mejor.

Solo son 12.
Y las mías van por:

1 por las mujeres asesinadas
2 por los niños que les han quitado la infancia
3 por todos los que no pueden celebrar
4 por los que ya no están
5 por los que sufren la maldad humana
6 por los que no tienen
7 por menos egoísmo
8 por más respeto y justicia
9 por más corazón
10 por más valores
11 por la vida y mi suerte
12 porque en las próximas uvas sigamos los mismos aquí

Feliz noche tengáis
y feliz vida.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Niña, joven, mujer.

Tu derecho es tuyo.
No te lo quites
Que no te lo quiten.

Puedes decir que sí.
Puedes decir que sí y cambiar de opinión al no.
Puedes decir un día que sí.
Y al día siguiente que no.
Siempre, por supuesto,
puedes decir que no.

Tu cuerpo, el sexo, tú decides.
Que lo aprendas desde pequeña.

Puedes amar y desamar.
Y que te amen mucho,
sin controlarte.

Puedes decir lo que quieras.
Y nadie ha de obligarte a hacer lo que no quieres.
No eres menos "querible"
Ni menos accesible,
si no das lo que no quieres dar.

Siéntete tú la dueña de ti misma.
Que nadie te maneje.
Antes, vete.

Tú tienes el poder.
Creételo.
Para que no traten
de quitártelo.

Todos somos responsables
de lograr hombres y mujeres que respeten,
a los demás y a uno mismo.

Hagamos algo que funcione
de una vez.
Que no lloremos el asesinato
de más mujeres.




miércoles, 27 de diciembre de 2017

El mal de compararse.

Todo es comparable.
Y todo lo comparable,
es candidato a despreciarse.

Vivimos en comparación constante.
De los demás,
y de nosotros mismos.

Compararse es trampa,
porque nunca iguala rasero.
O quedas por encima,
o te pones por debajo,
o te reafirmas en "tus trece".

Opciones que responden, siempre,
con un falso ego momentáneo,
que crees te hace sentir bien.

¿Por qué no valoramos sin más?
¿No sería lo justo, reconocer
y reconocernos?
¿Y nada más?
Si queremos mejorar, hacerlo.
Pero no porque otros luzcan mejor.

Mejor... peor... palabras a extraer del vocabulario.
Siempre alguien por encima.
Siempre alguien por debajo.
Qué manía la nuestra,
qué necesidad tan tonta de ordenarnos así.
Si todos somos distintos,
si el mundo esta lleno de distinciones para llenarlo de colores,
del color de cada uno.

Si todos, a fin de cuentas,
hacemos lo que podemos.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Balance anual (Verdades sin números)

¡Qué nos pilla!

Otra vez se acaba un año
de cosas feas y cosas buenas,
de llantos y de risas,
de abrazos y rechazos,
de sueños cumplidos
y otros que no llegan...

¡Qué nos pilla!

Y una cosa pienso yo.
¿Existe el tiempo?
O solo es cuadriculado intento
por ordenar y tener atado,
-en la previsión que necesitamos-,
con el fin de no perdernos
o enloquecernos;
días, fechas, años, horas,...
Que encorsetar-nos se nos da bien.

¡Qué nos pilla!
¡Pero no!
¡No me quiero engañar!

El 1 de enero,
seguirá igual que el día anterior.
Propósitos, resaca
y a continuar el camino,
con sabor a falso inicio.

El 1 de enero,
es mera ilusión óptica de
un mundo mejor.

¡Qué nos pilla!
Corre, que no te engañen
-si quieres-.

Porque el 1 de enero, el mundo
seguirá siendo injusto,
habrá niños llorando,
y personas que no tengan con quien brindar.

Seguirán gobernando los mismos,
y las guerras no cesarán.
Y las situaciones de cada uno,
no cambiarán.

¡Qué nos pilla!
Pero, yo no.

Yo, el día 1, tendré mucha suerte.
Como he tenido todos los días pasados,
hasta hoy.
Y quiero, que cada día,
que es hoy,
no olvide mi suerte,
y quiera la misma para todos.
Y que haga cosas,
que no me atrape el sofá,
para verlo todo desde allí.

martes, 19 de diciembre de 2017

Princesa 90

Princesa 90,
es más que una calle
y que un portal.

Princesa 90,
es mucho más que aquel helado
de vainilla, mezclado con café,
que tú tomabas.

Princesa 90, es infinitamente más
que las obras del metro que sufriste,
para una comodidad
que tú no pudiste disfrutar.

Princesa 90, tiene acento maño
y la guerra de una mujer
que nació en el tiempo equivocado,
revolucionaria
y demasiado moderna.

Princesa 90, tiene el alma de haber
superado una guerra, de tiempos duros,
de banderas y de vuelos,
de enfermedad,
del dolor más profundo
que, para nada, es natural.

Princesa 90, nunca será solo una calle.
Es recuerdo constante.
Es volver a verte en el sofá,
con tu aúpa al Zaragoza y al Atlético,
con tus "ay, chica, chica",
cuando el mundo superaba
lo que podías asimilar.
Con tu pie balanceándose,
cuando algo no te gustaba.
Con aquellos guiñotes nocturnos
y los aros de cebolla que te encantaban.

Princesa 90,
sabe a exámenes de geografía
que yo siempre suspendía.
Sabe a paseos a la nevera de madrugada,
y tiene un sabor maravilloso,
de llegar tarde,
sentarme en tu cama y contarte mi juerga.
Sabe al "besico" de buenas noches,
que me pedías,
y que yo he ido guardando muy dentro,
para en días como hoy,
saborearlos de nuevo.

Princesa 90, tiene tu alma.
Y me sabe a todo lo bueno,
abuela.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

Mi carta a los Reyes Magos

Frente al folio vacío,
sin saber cómo empezar,
cojo el boli con cierto hastío ,
de pensar qué pedir, sin necesitar.

Miro en los armarios,
en el escritorio,
en la cocina,
bolsos y dormitorio.

Estrujo la sesera,
qué pedir, qué pedir,
si tengo llena la nevera,
y personas con quien compartir.

Quisiera yo hacer frente al consumo
y llenar el folio de buenos deseos,
mandando al inframundo tanto humo,
y olvidando tantos gimoteos.

Lo que yo quiero es ser buena,
y querer mucho y sin fin.
Que te sientes a mi lado en la cena,
y que no necesitemos, nunca, el botiquín.

Quiero ser generosa
y no escatimar en ayudas.
Ser lo contrario a vanidosa
y no prestar atención a las dudas.

Quiero luchar contra la injusticia,
creyendo que se oyen voces fuertes.
Dar a cada cosa su justa importancia,
sin dar por supuesto nada, como inerte.

Quiero que te quedes a mi lado,
si tú quieres hacerlo.
Quiero tirar nuestro dado,
y que sepamos, siempre
agradecerlo.

Te voy a abrazar mucho más,
que es mi regalo favorito
para dar y recibir.
Así que todos vosotros
id preparando los brazos,
que no voy a escatimar en gastos.




domingo, 10 de diciembre de 2017

Duelen tanto como enseñan

La indiferencia,

el desprecio,

la crítica escondida,

el desplante,

los desvelos,

el rechazo,

que te nieguen.

El desinterés,

ese silencio,

no saber,

no preguntar,

no llamar

ni ser llamado.

La incomprensión,

el despropósito,

la risa apagada,

el llanto guardado.

No nombrar

ni que te nombren.

No estar

ni que estén...

Éstas,...
duelen, duelen tanto como enseñan.

Nadie avisó de que crecer fuera asunto fácil,
que el corazón se arrugará mil veces
y que trataremos de recomponerlo sin descanso.

Pero sin éxito.


Imagen de https://mejorconsalud.com 

jueves, 7 de diciembre de 2017

Qué bonito...

Qué bonito cuanto te acercas,
y me sorprendes con un beso.

Qué bonito reflejo
me devuelven tus ojos.

Qué bonito fondo de ojos,
cuando la pupila se engrandece
al mirarnos.

Qué bonito tu cuerpo,
de arriba abajo
y de abajo arriba.

Qué bonito latir,
cuando latimos juntos.

Qué bonito el frío,
si está tu piel protegiéndome.

Que bonitos tus brazos,
que tienen mi medida exacta.

Qué bonito eres, amor.
Sin más y con todo.
Con tu paz y la penumbra,
con toda tu luz,
que aún cuando no alumbra,
me quita todos los miedos.

Qué bonito sentir así,
saberme en el mejor lugar.
Echar órdagos constantes
a la vida,
sin bajar la apuesta por lo nuestro.

Qué bonito tú,
que has llenado de paz mi vida.
Que calmas mis vaivenes,
enloqueces mis sentidos,
atrapas mis fantasmas,
devoras a mis ganas,
disipas cualquier duda,
y me haces sentir segura.

Qué bonito, tú.


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Mosquita muerta

Imagen: A place for art.
Mosquita muerta,
que nadie espera,
se mueve sin ruidos,
no molesta,
aunque digan otra cosa.

Mosquita muerta,
busca su sitio.
Y nadie lo ve.
Nadie escucha su grito,
nadie acude en su ayuda.

Mosquita muerta que se lo cree,
y le cuesta ver que alguien la quiere.
Todos la dañan y acosan.

Ella, solo busca un sitio,
para un vuelo tranquilo.

Mosquita muerta,
quedó quieta,
inmóvil.

Alguna vez que alguien se acercaba,
no sabía responder y se marchaba.
Ni ella misma creía en la bondad.

Mosquita muerta que no pisó fuerte.
cargando a sus hombros,
que cuando la llaman diciendo:
"Mira, esa mosquita muerta"
Se refieran a todo lo contrario
de su vida.