martes, 3 de julio de 2018

Piel con piel

Naturaleza animal
busca contacto,
cobijo de una piel.
Necesidad urgente:
sentirse,
sin abrir la boca.

Qué tendrá este sentido,
que desde el calor materno
todo lo quiere explicar.

Mi piel a veces se cabrea,
se eriza o quiere huir.
Se queja, se esconde
y duda.
No le gusta nada,
su tacto es frío,
apenas se reconoce.
Y bien sé que me alejo
de cualquier piel que ose
acercarse...

Entonces
apuro el paso,
me urge abrazarte por detrás.

Tu piel,
conexión directa,
es mi respuesta.

Y vuelvo,
para quedarme.

miércoles, 27 de junio de 2018

Guárdame

Allí.
En el hueco de las cosas bonitas.
O dentro de aquella caja de música
que quedó sin bailarina.

Mejor allí,
en aquel frondoso parque.
Bueno, ahí no,
que seguro me pierdo.

Ya sé.
En la hoja de aquel libro
o el último trago que bebimos.

¿Tampoco?
¿Tan poco quedamos?

A ver, a ver...
¿Y dentro de aquella canción?
¿En el resto de tu plato?
¿En la cartera?

Nada, que a todo dices que no...

Ganas siempre
con mi hastío.

Entonces,
guárdame lejos,
allá en el olvido,
que seguro ya tienes hecho
un hueco
a
mi
medida.


viernes, 15 de junio de 2018

Músicas de fondo

Volver a aquello
que tanto te ha dado.
Volver a gritar por dentro
como si estuvieras en
la primera fila del concierto.
Erizar la piel, como constante.

Imágenes que vuelven a tu cabeza
y que nunca se fueron.
Gente preciosa, emociones,
planes, carreteras,
vidas compartidas,
canciones que han movido tanto
que solo sus primeros acordes
retuercen.

Siempre regreso a la música
porque en mi vida,
significa tanto
que no sé por dónde
empezar a agradecerle.

martes, 12 de junio de 2018

Llegó arrasando todo

Vino de golpe el vacío.
Ni las palabras consuelan
ni la primavera trae sus flores.

Se volvió invierno,
con su hielo dentro.

Se revolvió la cama
y ni las sábanas descansan.

Entró la tristeza,
que no encuentra
hueco de salida.

Es tu miedo
el que hace eco
en mi interior.

Qué tramposo el destino
que hace cosas a su antojo
y siempre, te acaba pillando.

Y aunque clame a la fuerza,
me hago chiquitita
cada vez que me cruzo
con
tus
ojos.

Genio y figura

Siempre con el chiste por delante
y tu vida en mil historias,
intentando así aliviar la pena,
jugando al escondite con tu miedo.

Yo te apretaba la mano,
con tu '¡ay, que nuera ésta!'
Qué injusta esta lucha
que con gran ánimo has lidiado.
Ganaste batallas
y sumaste esperanza a nuestros días.

Conocerte y quererte
salió solo,
incluido el incendio
en mis adentros
cuando salía por tu boca
tanta rabia.

Has querido mucho a 'los madriles'
con cariños muy sinceros,
con caprichos en el plato,
limones de tu árbol
y gran cantidad de atenciones.
Todo, bien guardadito lo tengo.

Soledad la que buscabas
y también tu 'estar a todo',
tus películas, la radio,
los pronósticos del tiempo
y todo el 'sabor natural' a vida
que aún tenías que disfrutar.

Genio y figura aquí
hasta que te dejaron serlo.
Que vida ésta,
que nadie logra entenderla.

Te han quitado el aire
con la paz del sueño
de tu gustosa siesta
que ahora se hace eterna,
a la vez que nos duele el pecho
al recordar a cada rato.
Sobre todo a ella.

Genio y figura
naciste, viviste y,
demasiado pronto,
te fuiste.
Seguro ya tienes a todos,
allá donde estés,
con la risa de ventaja.

Mientras estemos aquí,
intentaremos que
no se nos olvide
n  a  d  a.

Tú, suegro,
por si acaso,
sigue echándonos
un ojo.



lunes, 4 de junio de 2018

Los que fuimos

Ya se han ido aquellos que fuimos.

Ya ni puedo ver sus sombras.

No dejaron rastro de la inocencia
al creer la eternidad
sumisa a nuestros pies.

Han dejado el eco de la risa
y la fresca ingenuidad que,
de golpe, aprendió a dormirse.

Aquellos que fuimos,
los que ya no somos ni seremos,
no han dejado huella de los juegos.
Se han llevado
t  o  d  o.

Ahora que ya no estamos,
cuesta entender
que ya no seremos los mismos
y que la zanja que marcó el final
yo ni la vi llegar.

Me cuesta despedirme
aunque ya no nos vea.

Me duele el ya no más,
que sea tan diferente.
Temo la pérdida
de la niña,
de la infancia,
de la verdad,
de saberme invencible
si tu mano sujetaba mis miedos.

Aquellos que fuimos
ya no somos.
Y este frío,
no se pasa.



miércoles, 23 de mayo de 2018

Quién puede salir de aquí

La otra noche, por fin,
dejamos todo claro.

Tras el vino,
tras lanzarnos los reproches
y compartir nuestro ego
en los parches que pusimos,
creyéndonos el bien que nos hicimos
al separar nuestros caminos.

Lo dejamos todo claro, sí.
Tras revolver la cama como entonces,
tras devorarnos con el ansia
de un tigre hambriento,
tras arrancarnos las tiritas
y rellenar cada hueco con mil besos.

Lo dejamos todo claro, sí que sí.
Al vestirnos y volver a despedirnos
y al notar cómo moría
otro trozo de corazón,
que nos decía,
que por esta vez,
podíamos haber hecho caso
a lo que nos dictaba la razón.

Lo juramos: no habría próxima vez
aunque los dos ya la esperábamos.

Quererse así es tocar fondo sin pisarlo
y esperar a que nos prenda la llama.
Pero nosotros,
nunca lo hacemos a la vez.
Si uno es fuego
el otro, agua que lo apaga
y, a la vez, si tengo sed
solo tu saliva la calma.

Que alguien me explique
cómo salir de este abismo
y de nuestra manía
de acabar siempre con nosotros
a fuerza de querernos
tanto y mal.

lunes, 21 de mayo de 2018

Del exceso de positivismo (o el 'flower power')

Es otra carga que
daña la espalda,
ataca al corazón
y empequeñece la razón.

Es un fantasma que persigue
que solo quiere que le sigas,
que tapes la penumbra,
los miedos, las faltas,
la tristeza, la ira,
la rabia, el dolor,
el día gris,
la lluvia,
la pena,
la nostalgia,
el invierno,...
y lo pintes todo,
de un brochazo,
de falsa sonrisa,
de arco iris,
de una engañosa alegría
que logre embaucar a todos,
que se contagien, como plaga,
y vean lo maravilloso que es,
esconderte en el estallido
del positivismo
que ni tú mismo te crees.

Sigamos haciendo lo que nos dicen,
sigamos enterrando lo que nos pasa,
sigamos negándonos por dentro,
sigamos con las puntillas como pies.
Y llegará el día que
no podremos manejar
tanta basura acumulada,
ni sabremos quiénes somos,
ni de nuestras huellas,
ni soportaremos el estallido
de un corazón que ya no bombea
de tanto que lo hemos aplastado.

Pienso que positivismo y optimismo
no son lo mismo.
Que el primero solo trata
de esconder el realismo.
Y me repito:
para, para un poquito,
que la sonrisa a veces sobra,
que quiero escucharme
para saberme entender,
aunque cueste.

Pero que no cunda el pánico.
Ante todo,
tranquilidad,
que siempre sale el sol...

viernes, 18 de mayo de 2018

La luna me mira

La luna me mira y sonríe
cuando tú y yo
enterramos el miedo
y la dejamos ser testigo
de lo bien que nos queremos.
Y me pide que baile.

La luna vigila
que no sepan a poco los besos
y que sobren los abrazos
para sostenernos con paz.
Y la oigo tararear nuestra canción.

La luna me mira
también cuando estoy sola
y me quiere columpiar
para que duerma,
aunque su fuerza acabe
antes de conseguirlo.
Y me dice que todo irá bien.

La luna me compadece,
si yo no lo hago.
Y cuando hace esto
ya no me sonríe.
Grita y veo su llanto.
Y me cuenta que:
"igual mañana, sí".

La luna me acompaña
cuando cierro los ojos
y en la soledad, duermo.
Vigía desde lo alto,
sin secretos para ella.
Y se despide,
por un rato.

jueves, 17 de mayo de 2018

Crecer no es asunto fácil

Ella enseña su rabia
para que la quieran.
Siempre más,
que nunca es suficiente.

Despliega su grito
y su pataleta,
alza su mano
y sus quejas.

No sabe expresar
que quiere más cariño,
aunque ya lo tenga todo.

Quiere su espacio,
busca gustar,
hacer las cosas bien
y que se lo digan.

Su hueco,
que no lo encuentra
porque siempre
hay alguien que se lo quita
(eso cree).

Y por eso golpea,
busca la atención
haciendo cosas,
que bien sabe,
no están bien.

Pero ella necesita
sentirse querida todo el rato
y de su parcela
ser protagonista.

Yo solo quiero abrazarla
y decirle lo bonita que es.
Contarle que aprender a vivir
no es cosa fácil.

Desde pequeños descubren
que querer y tener
no es lo mismo.

Y que querer siempre más
tensa demasiado la cuerda,
con riesgo
de que se rompa.

Ahora que lo pienso,
todo esto puede valer,
también, para nosotros,
que nos consideramos
adultos.

viernes, 11 de mayo de 2018

Rarezas de cumplir años

Recuento el calendario
cada vez que llega el día.
Dualidad normativa,
ley de mi vida.

Suerte de aquella siesta de agosto
que me deja contar mis primaveras.
Suerte de seguir creciendo
y de hacerlo con vosotros.

Me gusta celebrar la vida,
aunque si me sincero,
prefiero hacerlo cada día
en lugar del día 'obligatorio'.

No sé por qué,
ni yo misma lo entiendo.
A partes iguales: alegría y tristeza
y debiera ser todo la primera.
Soy igual que el día anterior,
que con un año menos
no me cuestionaba la vida.

Manejo cierta pena de no poder
volver a vuestros brazos
y vivir todo de nuevo
para exprimir más vuestros besos.

Crecer es que la vida pasa
y quisiera echar el freno.
Crecer, duda constante
y el acecho de mis miedos.
Exigencias, buscar todas las respuestas
sin tener nada claro las preguntas.

Es la consciencia
de la pena y la fiesta.
Echar de menos,
añorar.
Y alguna vez 'echar de más'.

Levanta la mano mi rareza
por tener sentimientos
que se chocan,
cuando el calendario me recuerda
que sumo un año más
a la experiencia.



martes, 8 de mayo de 2018

Enredaderas

Muerdo los miedos,
paro relojes,
anudo mis errores,
silencio todos los finales.

Busco el monte abierto,
quiero respirarte,
llenar de mariposas los cuerpos
que comienzan a agotarse.

Retuerzo vientres,
estrujo males,
grito silencios
y corro a tu lado.

No quedan uñas
para pasar el trago.
Trago que no consuela
al no poderse brindar.

Agito el corazón
que despierte.
Llega la hora de ser valiente.
Toda premura es poca
si se trata de quererte.

Prendo la cobardía,
aunque no vuelen sus cenizas.

Miro tus pasos,
te alcanzo
y camino a tu lado.
Es el lugar exacto
donde me quiero
encontrar.

Enredaderas de vida,
la tuya y la mía.




viernes, 4 de mayo de 2018

Contigo

Contigo,
que calmas males con abrazos,
que frenas lágrimas con tus dedos,
que compartes mi dolor en tu pecho
y mis ojos no necesitan pronunciarse.

Contigo,
que la risa suma doble
y las caricias se unen a la fiesta
en el recuento de las bazas ganadoras.

Contigo,
ya no hay tiempo de descuento
ni hay que echar freno a las ganas.
Contigo,
atino del destino,
buen trabajo el de Cupido.

Contigo,
mi pasado se hace justo,
los latidos se acompasan,
no hace falta la palabra
porque compartimos
c  o  r  a  z  ó  n.

Y en estas pruebas
que nos pone la vida,
menos mal que
estoy
contigo.

viernes, 27 de abril de 2018

Dejad de querernos así

Por un lado,
dicen querernos fuertes,
iguales,
con la misma dignidad que ellos,
con poder y libertad.

Por otro lado,
aquéllos que pueden,
que mandan, dirigen y
sentencian,
nos dicen que hagamos lo que hagamos
nosotras perdemos.
Que nos tenemos que enfrentar a 
cinco malnacidos,
para que nos maten
y así, entonces sí. 
Pero si no, 
nunca se sabrá si consentimos.
Que cinco malnacidos no intimidan,
¡qué va!

Malnacidos los de ese tribunal,
que te han vuelto a agredir
con sus palabras,
a ti y a todas.

Justicia, ojalá pudieras repartirte sola.
Porque esos hombres
con su mazo,
solo nos
cuestionan y
condenan,
una y otra vez.

Y ya está bien.



miércoles, 25 de abril de 2018

Lo importante

Es difícil de explicar pero,
todo lo que importa,
deja de importar
cuándo lo que de verdad importa
empieza a flaquear.

Entonces, una entiende que la tristeza es
no encontrarse con el golpe de tu risa
y con tus ganas.
Que el miedo explota
y que muchas preguntas
quedarán sordas,
esperando respuestas,
que no,
no llegarán.

Una entiende que solo necesita
ser más
y hacer más.
Nunca es suficiente
si de ti se trata.
Y quisiera,
quitarte tus miedos
y la mochila que ya pesa más
de lo que puedes cargar
sin que te duelas.

Y quisiera,
no imaginar
ni tener que afrontar.

Todo lo que creía importante,
deja de importar,
si estamos hablando
de
ti.